El candidato presidencial de GANA, Bukele, se quiere bajar al Fiscal General de la República, Douglas Meléndez, y evitar a toda costa su reelección. Si no me creen, miren todas las encuestas compradas, los tuits de Bukele y sus seguidores en Nuevas Ideas, y hasta medios digitales mal intencionados a favor del fracasado ex alcalde.

Claro, lo que le conviene a Bukele, al verla cerca con el Fiscal Meléndez es poner uno que se encuentre de su lado, así como estuvo el exfiscal Martínez de Funes. ¿Cómo olvidar todas esas veces que el ahora condenado Martínez facilitó las pruebas para ayudar a su amigo, el primer presidente del FMLN en El Salvador?

Y es que ese abrazo entre el mismísimo empresario Enrique Raís y el exfiscal Martínez es algo que los salvadoreños no podrán quitarse de la cabeza en varias décadas. Ahora, la justicia ha hecho su trabajo con el exfuncionario, solo queda que atrape al supuestamente asilado en Suiza, y dueño de MIDES, el famoso Rais.

Pues justo así quiere hacer el candidato de GANA, pero esta vez no con un hombre, sino que con su queridísima amiga, la abogada en “derechos humanos” Bertha María Deleón. Obviamente siempre apoyado por su amigo Rais, quien sigue muy de cerca los pasos de Nuevas Ideas y Federico Anliker, tanto así que hasta el mismísimo secretario del ahora partido ha viajado en sus aviones privados. Igualito como hacía el exfiscal Martínez antes de caer preso.

Eso sin contar el papel que juega el expresidente corrupto, Tony Saca en toda esta maraña de corrupción, quien desde su pedacito de cárcel se encuentra moviendo los hilos, gracias a la ayuda de su primo Herbert Saca, para facilitarle la vida a su protegido Bukele.

Y es que sin los primos Saca, el actual candidato de GANA ni siquiera hubiera sido aceptado en el partido por el que compite; instituto que le debe muchísimos favores al exmandatario corrupto, como un exdiputado confesó en una entrevista de El Faro, sí, el mismo Miguel Ahues se animó a contar cómo fue la conformación de GANA.

 

Por: La Yajaira. ***Entre Líneas no se hace responsable por las opiniones en esta columna. Se ha protegido la verdadera integridad del columnista por ataques de los “nayilibers”.

Compártelo