Me atrevo a escribir esta breve, pero muy valiosa opinión sobre lo que muchos fanáticos golondros no logran entender, y no se los explicó con manzanas porque ya luego su líder se las quita para tirárselas a ustedes mismos por no ir a defender el voto el fin de semana pasado.

El problema no está en que el tipo sea musulmán, ateo o lo que quiera ser, incluso creer en el 666; el problema aquí no es ese, queridos golondros, el problema es que el candidato de cartón miente hasta con eso que es tan sencillo, para poder llegar al poder.

El tipo no acepta que es musulmán y miente diciendo que no lo es cuando todo mundo lo sabe; ahora, van a salir ya los golondrinitos diciendo “¿qué tiene de malo eso?”, pero bien, les voy a explicar ya que ustedes no se toman a la tarea de tomarse un libro y ponerse a leerlo.

Como su nivel de cultura no llega hasta la lectura, les explico, los musulmanes tienen costumbres diferentes a las que el país tiene como credo, pero vuelvo y repito, no es problema que sea musulmán.

Imagínese, ha sido capaz de mentir sobre su origen, de qué más puede ser capaz de mentir, hasta ahora se ha demostrado con hechos y la gente que lee, se informa y se basa en fuentes verídicas y confiables, sabe con argumentos y pruebas que lo que Bukele ha hecho hasta ahora; está construido a base de mentiras.

Solo mire el montón de contradicciones que ha dicho, que luego con la cola entre las patas sale haciendo lo que dijo que nunca haría, como estar en GANA.

Y pese que su familia ha sido una de las fundadoras de las mezquitas musulmanas en el país, él lo niega.

Vaya, mire, porque cree que él no hace trabajo territorial, porque como ya lo dijo anteriormente “sino gano la presidencia yo me voy del país y ya” pues, alguien que quiere luchar por el país se queda trabajando por él desde cualquier cargo, no solo en la presidencia.

Pero a como de lugar, con todas y sus mentiras el va a dar de que hablar cada vez que pueda.

Para finalizar, recalco que solo quiero dejar claro que el problema no es que sea musulmán, su problema radica en la mentira de no aceptarlo, en el engaño que le quiere dar a la gente cuando ni persignarse puede.

 

***Entre Líneas no se hace responsable por las opiniones en esta columna. Se ha protegido la verdadera integridad del columnista por ataques de los “nayilibers”.

Compártelo