Foto: cortesía

La falta de capacidad de Bukele, el candidato de GANA, cada vez es más evidente, tanto así que en redes sociales se lo han hecho leña pidiéndole un debate desde el año pasado.

Pobre, Bukele, se ve que le tiemblan las patas solo con oír la palabra “debate”; quién quisiera ser él y justificar su ausencia a todos los espacios diciendo que están en su contra, y llorando en una esquina mientras acusa a los demás de no quererlo.

Y es que hasta los mismos golondros quieren ver a Bukele debatir y defender sus ideas, no solo como lo quiere hacer, sino junto a los demás que le preguntarán de dónde sacará el dinero para construir un “aeropuerto” en Oriente.

Hasta “bocón” le han dicho, Bukele ya no lo apoya ni su madre, aunque claro, si el candidato lee esto, eso solo es un dicho; no nos estamos metiendo con su mamá.

 

Compártelo